Ir al contenido principal

Edward Thompson - "Tiempo, Disciplina de trabajo y capitalismo industrial" - Comunicación I - Cátedra: Entel

EDWARD PALMER THOMPSON (1924-1993):
COSTUMBRES EN COMÚN, 1991
“TIEMPO, DISCIPLINA DE TRABAJO Y CAPITALISMO INDUSTRIAL”

I 
El tiempo sideral, presente desde que empezara la literatura, se ha trasladado, en un solo movimiento, de los cielos al hogar.
El cambio se debió a la difusión de los relojes en el siglo XIV, el reloj sube al escenario de la organización y el cambio se produce con toda certeza. Con el avanzar del siglo XVII la imagen del mecanismo de relojería se extiende. 
Problemática: ¿Hasta qué punto y en qué formas afectó este cambio en el sentido del tiempo a la disciplina de trabajo, y hasta qué punto influyó en la percepción interior del tiempo de la gente trabajadora? Si la transición a la sociedad industrial madura supuso una severa reestructuración de los hábitos de trabajo ¿hasta qué punto está todo esto en relación con los cambios en la representación interna del tiempo? 

II 
Entre pueblos primitivos la medida del tiempo está generalmente relacionada con los procesos habituales del ciclo de trabajo o tareas domésticas. 
Una indiferencia tal ante las horas del reloj sólo se podía dar en una comunidad de pequeños agricultores y pescadores con una estructura mínima de comercialización. 
Se pueden observar ritmos de trabajo “naturales”: la organización del tiempo social en el puerto se ajusta a los ritmos del mar; hay que ocuparse de las ovejas mientras crían y guardarla de los depredadores. La orientación del tiempo que surge de estos contextos ha sido descrita como “orientación al quehacer”. 
Se puede proponer tres puntos sobre la orientación al quehacer. 
1) En cierto sentido es más comprensible humanamente que el trabajo regulado por horas.
2) Una comunidad donde es normal la orientación al quehacer parece mostrar una demarcación menor entre “trabajo” y “vida”.
3) Al hombre acostumbrado al trabajo regulado por reloj, esta actitud le parece antieconómica y carente de apremio. 
Pero la cuestión de la orientación al quehacer se hace mucho más compleja en el caso de que el trabajo sea contratado. Se señala el cambio de orientación al quehacer a trabajo regulado. No es el quehacer el que domina sino el valor del tiempo al ser reducido a dinero. El tiempo se convierte en moneda: no pasa sino que se gasta. 

III 
No está claro hasta qué punto estaba extendida la posibilidad de disponer de relojes precisos en la época de la Revolución Industrial. Desde el siglo XVI se erigieron relojes en iglesias y lugares públicos. El reloj de bolsillo era de precisión dudosa hasta que se hicieron ciertos progresos. 
El registro del tiempo pertenecía a mediados de siglo todavía a la gente acomodada, patronos, agricultores y comerciantes; y es posible que la complejidad de los diseños y la preferencia por los metales preciosos, fueran formas intencionadas de acentuar el simbolismo de status. 
Hacia 1790: se está produciendo una difusión general de los relojes en el momento exacto en que la Revolución industrial exigía una mayor sincronización del trabajo. Además, el reloj era el banco del pobre, una inversión de sus ahorros; en épocas malas podía venderse o empeñarse. 

IV 
La atención que se presenta al tiempo en la labor depende en gran medida de la necesidad de sincronización del trabajo.

V 
La tensión de esta transición recae sobre la totalidad de la cultura: la resistencia al cambio y el asentimiento al mismo surge de la cultura entera.
Los ritmos irregulares de trabajo descritos en la sección anterior nos ayudan a entender la severidad de las doctrinas mercantilistas por lo que respecta a la necesidad de mantener bajos los salarios como prevención contra la inactividad. 
Entramos aquí, ya en 1700, en el conocido panorama del capitalismo industrial disciplinado, con las hojas de hora, el vigilante del tiempo, los informadores y las multas.
Se disponía de otra institución no industrial que podía emplearse ara inculcar la “economía del tiempo”: la escuela. Se consideraba la educación como un entrenamiento en el “hábito de la industriosidad”; cuando el niño llegara a los seis o siete años debía estar “acostumbrado” (para no decir naturalizado) al Trabajo y la Fatiga. Las exhortaciones a la puntualidad y regularidad están inscritas en los reglamentos de todas las escuelas primarias. 
La embestida, desde tan varias direcciones, a los antiguos hábitos de trabajo de las gentes no quedó, sin oposición. En la primera etapa, encontramos simple resistencia. Pero en la siguiente, mientras se impone la nueva disciplina de tiempo, los trabajadores empiezan a luchar, no contra las horas sino sobre ellas. Hacia finales del siglo XVIII existen algunos indicios de que algunos de los oficios más favorecidos habían conseguido algo parecido a la jornada de diez horas. 
Al principio algunos de los peores patronos intentaron expropiar a los trabajadores de todo conocimiento del tiempo. A menudo, se adelantaban los relojes de las fábricas por la mañana y se atrasaban por la tarde; y en lugar de ser instrumentos para medir el tiempo, se utilizaban para el engaño y la opresión. 
Los patronos enseñaron a la primera generación de obreros industriales la importancia del tiempo; la segunda generación formó comités de jornada corta en el movimiento por las diez horas; la tercera hizo huelgas para conseguir hora extra y jornada y media. Habían aceptado las categorías de sus patronos y aprendido a luchar con ellas. Habían aprendido la lección de que el tiempo es oro demasiado bien.

VI
Hemos visto algo sobre las presiones externas que imponía la disciplina pero ¿Qué hay sobre la interiorización de la misma? ¿Hasta qué punto era impuesta y hasta qué punto asumida? 
No se puede pretender que hubiera nada radicalmente nuevo en predicar la industriosidad o en la crítica moral de la ociosidad. Pero hay quizás una insistencia nueva, un acento más firme, cuando los moralistas que habían aceptado esta nueva disciplina para sí la prescriben para la gente que trabajaba. 
El tiempo es visto como moneda. “Que tus horas de sueño sean sólo tantas como exige tu salud”. Se desprecia a la pereza y se incita al máximo aprovechamiento del tiempo. Consiguen introducir la imagen del tiempo como moneda en el mercado del trabajo. 

VII
Los nuevos hábitos de trabajo se formaron, y la nueva disciplina de tiempo se impuso, de todos estos modos: la división del trabajo, la vigilancia del mismo, multas, campanas y relojes, estímulos en metálico. En algunos casos tardó muchas generaciones y se puede poner en duda ñeque medida se consiguió plenamente: los ritmos irregulares de trabajo se perpetuaron (e incluso institucionalizaron) hasta el presente siglo. 
A lo largo del siglo XIX se continuó dirigiendo a los obreros la propaganda de la economía del tiempo, degradándose la retórica, deteriorándose cada vez más los apóstrofes a la eternidad. 
Las clases ociosas comenzaron a descubrir el “problema” del ocio de las masas. En una sociedad capitalista madura hay que consumir, comercializar, utilizar todo el tiempo; es insultante que la mano de obra simplemente “pase el rato”. Podemos sostener que la extensión de este sentido a la gente obrera durante la Revolución industrial puede ayudarnos a explicar el énfasis obsesivo en la muerte de sermones y tratados que eran consumidos por la clase trabajadora. Durante la Revolución los incentivos salariales fueron claramente efectivos. 
Puede creerse que el problema consiste en adaptar los ritmos estacionales rurales, con sus festejos y fiestas religiosas, a las necesidades de la producción industrial. O se puede considerar que consiste en conservar la mano de obra al precio de perpetuar métodos ineficaces de producción. 
Las sociedades industriales maduras de todo tipo se distinguen porque administran el tiempo y por una clara división entre “trabajo” y “vida”.
Lo que hay que decir no es que una forma de vida es mejor que otra, sino que es parte de un problema mucho más profundo; que el testimonio histórico no es sencillamente cambio tecnológico neutral e inevitable, sino también explotación y resistencia a la explotación; y que los valores son susceptibles de ser perdidos y encontrados. 

XVIII 
Es un problema por el que tienen que pasar, y superar, los pueblos del mundo en vías de desarrollo. En cierto sentido, también, en el ámbito de los países industriales avanzados, ha dejado de ser un problema situado en el pasado. Porque hemos llegado a un punto en que los sociólogos están disertando sobre el “problema” del ocio. Y parte del problema es cómo llegó a convertirse en tal. El puritanismo, en su matrimonio de conveniencia con el capitalismo industrial, fue el agente que convirtió a los hombres a la nueva valoración del tiempo, que saturó las cabezas de los hombres con la ecuación el tiempo es oro.
Si van a aumentar nuestras horas de ocio, en un futuro automatizado, el problema no consiste en cómo podrán los hombres consumir todas estas unidades adicionales de tiempo libre, sino qué capacidad para la experiencia tendrán estos hombres con este tiempo no normatizado para vivir. Si conservamos una valoración puritana del tiempo, una valoración de mercancía, entonces se convierte en cuestión de cómo hacer ese tiempo útil, o como explotarlo para las industrias del ocio.
Los hombres tendrán que aprender cómo llenar los intersticios de sus días con relaciones personales y sociales más ricas, más tranquilas; cómo romper otra vez las barreras entre trabajo y vida. El pasar el tiempo sin finalidad sería un tipo de comportamiento visto con aprobación por nuestra cultura. No existe el desarrollo económico si no es, al mismo tiempo, desarrollo o cambio cultural; y el desarrollo de la conciencia social, como el del pensamiento del poeta, no puede, en última instancia, seguir un plan determinado. 


TEÓRICO 02/11
-¿Cómo puede ser que se haya organizador el capitalismo industrial de una forma tan rápida, tan sistemática y tan disciplinada que es posible analizar y verificar, por lo menos, en las sociedades ya industrializadas?
Una faceta indispensable para esta cuestión es el tiempo.
Thompson está convencido que no hay una sola causa, sino varios hechos concurrentes. Hay dos tendencias que explican el desarrollo industrial:
- Max Weber
Expone el factor ético, la ética del trabajo. Asociado con la abnegación, el esfuerzo, el disciplinamiento, el orden. Esta ética no explicaría el surgimiento del individualismo.
La razón fundante de la sociedad industrial à ética protestante que dio XXX y dinamismo.
- Karl Marx
El proceso de acumulación monetaria de capital, basado en tres pilares: técnica, XXX, la explotación de la naturaleza y del hombre. No? Son suficientes para explicar el industrialismo del siglo XIX.
Thompson une ambas propuestas, convencido de que por sí solas son insuficientes, pero juntas se complementan.
- El  capitalismo se caracteriza por el control del tiempo.
Problema: ¿cómo hacer para que personas educadas en una concepción del tiempo adoptaran, rápidamente, las creencias, actitudes y costumbres que exige el trabajo industrial?
- Desarrollo industrial à base del orden que propone el protestantismo.
Base protestante + capitalismo industrial = nueva concepción del tiempo.
Tiempo identitario (reloj): coordinación de una misma concepción del tiempo à nos transforma y fuerza a adaptarnos.
- ¿Cómo aprendió la clase obrera una rutina alienadora?
Está representado por horas o por cantidades evidentes. El trabajador sólo se preocupa por satisfacer una cantidad determinada.
- El hombre acostumbrado al trabajo regulado por reloj siente que el trabajo organizado sobre la base de la necesidad, es asistemático, ergo antieconómico.
- no hay forma de vivir en sociedad que pueda escapar a una temporalidad rígida.
- No importa tanto el tiempo cronométrico, como la temporalidad imaginaria.
- significación mítica ß> incontestable, NO falsa
- Tiempo imaginario: significación global que una sociedad confiere a su temporalidad. Es el discurso que se propone lo que está por venir. ¿Efectos prácticos en la sociedad? La temporalidad fije un sentido de pertenencia. El sujeto se siente adherido a una experiencia colectiva que la trasciende.
Tiempo identitario: se explicita en unidades de tiempo, establecidas perfectamente (por ejemplo, con la naturaleza) Hace referencia a una medida cuantitativa, a una segmentación temporal.
Entrelazamiento del tiempo identitario y del imaginario.
¿De qué manera la sociedad impone al resto de las clases sociales una nueva temporalidad o disciplina?
¿Cómo era la sociedad que hubo que disciplinar? Una sociedad conservadora, tradicional.  Habitan un universo simbólico de estructura circular, el cual establece una periódica regulación de la temporalidad.
El tiempo identitario en las sociedades tradicionales se corresponde con el ritmo de la naturaleza. Es muy inflexible.





LO QUE DIJO EL PELA: 

Mecanismos que se utilizaban para imponer la disciplina a través del tiempo. 

Hubo transformaciones históricas y culturales como el avance del capitalismo, industrialismo y modernización. Las características de la sociedad moderna tenían que avanzar de una forma lineal. 

Thompson discute con los que planteaban que la modernización fue inevitable por el avance lineal capitalista. 
Para Thompson los enfoques de modernización como avance lineal dejan de lado que los procesos dominantes no se generan con una lógica lineal sino por una compleja trama de conflictos y de reacomodamientos. 

Muestra la relación entre tiempo y disciplina de trabajo cuando el capitalismo industrial se va imponiendo sobre las clases trabajadoras. 
Hasta qué punto influyó la percepción del tiempo en los trabajadores: Cambian las costumbres, hay resistencia de las clases subordinadas. Porque a las realidades sociales no las hacen sólo las clases dominantes sino que surgen del conflicto y la tensión entre sectores trabajadores y clases dominantes. 

Se trataba de imponer la percepción del tiempo que requería la industria (tiempo de reloj), de regirse por una medida abstracta de tiempo, lo cual era una novedad absoluta.
Se llevaron a cabo entonces, desarrollos técnicos de distintos tipos de relojes,etc. La motivación de esto era el desarrollo de la industria moderna. 

Esta imposición no es una cuestión neutral sino que implica una relación de poder, de dominio. No hay que naturalizar eso, no hay que pensar que la tecnología es algo neutro o positiva en sí misma para el progreso. 
No son racionales los que quieren imponer la tecnología e irracionales las clases populares que la rechazan: la tecnología no es neutral y afecta a las culturas de las clases subordinadas en un sentido muy personal e íntimo. 

Se van racionalizando muchas áreas de la vida. Se mete a las clases trabajadores en los ritmos que requerían los industriales, en un ritmo contabilizado, en horas y minutos. 

Por qué la industria requiere tanto del reloj: Porque es una industria capitalista y requiere del reloj para tener más capital. Esto implica que la industria tiene que administrar cada vez más el tiempo. 

Inculcar la noción del tiempo a las clases trabajadoras implicó un proceso cultural de gran alcance. En todos los ámbitos de la cultura se utilizan las nociones de tiempo. El enemigo de la ética burguesa es el pobre que no quiere trabajar (el pobre indolente). Éste aparece en relación con la ética burguesa que trata de imponer una manera etnocéntrica sus valores sobre el resto de las clases y se ponen en el rol de tutores. Se imponen a sí mismos la necesidad de sancionar moralmente a los otros. El ocio aparece como el centro de todos los vicios. Las clases subordinadas aceptan la subordinación pero también la resisten. La hegemonía implica imposición pero también aceptación.



Entradas populares de este blog

Antropología - Resumen toda la materia - Cátedra: Rosato

Introducción:
Objeto > Otredad cultural, Alteridad cultural, Diversidad cultural "Técnica" o "Método" > Observación participante La antropología se presenta como una “acumulación” conflictiva de sus diferentes partes. Se pueden distinguir tres momentos de esta:

1- Fines del siglo XIX (evolucionismo) cuando se constituye como ciencia; 2- Periodo entre guerras (diversidad); 3- Después de la 2da Guerra Mundial, donde aparecen otras antropologías (no occidentales). La Antropología es una “construcción”, en la que el otro cultural se construyó de manera científica por las distintas teorías que dominaron en cada uno de los momentos históricos.

Fines del siglo XIX: La antropología se formalizó como ciencia. Fue el momento del conocimiento de la existencia de modos de vida diferentes.  La rev. Ind. Produjo diferencias de clases. Occidente se expandió sistemáticamente por el mundo. El asombramiento se distinguió porque  la diferencia se constituyo en objeto de explicación ci…

GEERTZ, Clifford - “Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la cultura” (1973) - Comunicación II - Cátedra Martini

GEERTZ, Clifford - "“Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la cultura” (1973) - Comunicación II - Cátedra Martini
CLIFFORD GEERTZ: DESCRIPCIÓN DENSA. HACIA UNA TEORÍA INTERPRETATIVA DE LA CULTURA
Geertz quiere que entendamos una cultura en sus propios términos. Para hacer esto, debemos entender sus complejidades, naturalezas y matices. El título de uno de los libros de Geertz es La interpretación de las culturas; nos lo dice todo. Intenta esclarecer el concepto de cultura al escribir acerca de culturas particulares. Hay que dejar de lado las pretenciones de una “gran idea” macro que explique todo. Rechaza el punto de vista de que la cultura se puede entender mejor a través de una teoría importante. Opina que el mejor enfoque para un mayor desarrollo del concepto consiste en enfrentarse con problemas específicos. Concepto de culturaes esencialmente semiótico. Cree, como Max Weber, que el hombre es un animal inserto en tramas de significación que él mismo ha tejido; co…

Adorno y Horkhemeimer - La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas - Comunicación I - Cátedra Mangone

Resúmenes de Adorno y Horkhemeimer


RESUMEN 1


La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas
La civilización actual concede a todo un aire de semejanza ---> falsa identidad lo universal y lo particular. En términos tecnológicos es necesario que la industria cultural genere métodos de reproducción que conducen a que, en diferentes lugares, necesidades iguales sean satisfechas mediante productos estándar ---> igualación y producción en serie.
La constitución del público forma parte del sistema de la industria cultural. Los deseos espontáneos del público se convierten en un texto inconsciente. Para todos los consumidores hay algo previsto y cada consumidor debe dirigirse a la categoría de los productos en masa que han sido preparados para él.
El tiempo libre del trabajador debe orientarse sobre la unidad de producción ---> para el consumidor no hay nada por clasificar que no haya sido ya anticipado en el esquematismo de la producción.

El mundo entero está pasado por el c…