Ir al contenido principal

Assheuer - "El proyecto Zarathustra" - Seminario de Informática - Cátedra: Ferrer

Assheuer - "El proyecto Zarathustra" - Seminario de Informática - Cátedra: Ferrer

Los filósofos, así suena una queja corriente, viven en la Luna, de la cual tampoco tienen idea alguna. Especulan a la sombra de la propia interpretación del mundo, no saben nada de las Ciencias Naturales y menos de la Tecnología genética. Entre ellos consideran la paz como algo habitual.

Con golpe de timbal, Sloterdijk quería terminar la enemistad entre filosofía y ciencias naturales. Sueña con una comunidad de trabajo, libre de democracia, compuesta por filósofos verdaderos y competentes técnicos en genética, que ya no discutirían problemas morales sino que tomarían medidas prácticas. A esta liga de élites le es encomendada la tarea de introducir, con ayuda de la selección y de la cría, la revisión genética de la historia de la especie. De esta manera, el más bello sueño de Nietzsche pronto se hará realidad: la fantasía de Zaratustra del superhombre. Sloterdijk justifica su apología de la selección técnico-genética con un diagnóstico oscuro. En la modernidad acelerada, dice él, crecería el potencial de barbarie de la civilización. La “cotidiana bestialización de los hombres a través de los medios de entretenimiento desinhibido” estaría incrementándose. “La era del humanismo moderno ha concluido porque no puede sostenerse más la ilusión según la cual las grandes estructuras políticas y económicas podrían organizarse de acuerdo al modelo amiable de la sociedad literaria.” La “desalvajización” del hombre fracasó y el “futuro de la humanidad” con los antiguos “medios humanizados” está en malas manos.

El humanismo, dice Sloterdijk, fue parte de aquel problema de violencia del cual siempre aparentó ser la solución. “La domesticación del hombre es lo gran no-pensado por el humanismo puesto que éste apartó los ojos de aquélla desde la antigüedad hasta el presente.”

El tiempo apremia. La violencia crece. “Es suficiente aclarar que los próximos largos períodos serán, para la humanidad, de decisión de políticas de especie.” Pero Sloterdijk ya ve un “claro”. Y en él, la tecnología genética con sus instrumentos de selección y cría. “El claro es, al mismo tiempo, también un campo de lucha y un lugar de decisión y de selección”. ¿No olfateaba ya Nietzsche la pelea entre “los criadores para la pequeñez y los criadores para la grandeza, (…) entre hombres y superhombres, entre los amigos del hombre y los amigos del superhombre”? Aquí no hay rodeos. Puesto que no hay que permitir que el hombre se vuelva continuamente más inocente, más bárbaro, las lecciones de la Ilustración deben ser reemplazadas por las se-lecciones de la técnica genética. Para que esta cuestión vital no sea entregada a la casualidad o técnicos genéticos defectuosos, Sloterdijk exige un “código de las antropotécnicas”. En la planificación explícita de rasgos distintivos” sólo son admitidas élites del espíritu, las así llamadas “principales fracciones culturales” de la sociedad. Estos “sabios”, aparentemente inmunes al virus del espíritu de la inocencia humanística disponen de criterios de selección “cercanos al modelo” y poseen una entrada especial a la verdad esencial humana.

Platón le proporciona el modelo para convertir la técnica genética en biopolítica. ¿Acaso “el zoológico platónico” no ha dejado felizmente atrás la locura de una democracia igualitaria? El político, así se refiere Sloterdijk, libre de valores, debe “descardar las naturalezas inapropiadas, antes de comenzar a tejer el estado con las apropiadas”.

Ya en 1991 habían asolado a Sloterdijk fantasías de cría; ya entonces jugaba con la idea de encaminar al “viejo hombre inocente” a través de la selección. En Informes sobre la situación del futuro, por él editado y publicado en Shurkamp, recomendaba deshacerse de las “cosmovisiones heredadas de la vieja Europa”. Liberado de esta carga, se entusiasmaba por un “biologismo”, que “tenga como objetivo una humanidad inteligente en su conjunto y un apartheid neurobiológico o un dominio de clase de la intelligenzia mutante sobre los viejos hombres del tipo actual”. Una frase después se evapora el escrúpulo frente a la obscenidad de sus tesis y el criador para la grandeza toma la palabra. “Lo peor es posible; pero en todo caso, nada puede ser peor que lo que sucede cuando no hay selección de hombres inteligentes y generosos.”

En las fantasías de selección de Solterdijk anida un espantoso realismo, que pone el ojo tímidamente en el potencial diabólico de la investigación genética. Sabe que la caja de Pandora está abierta y que la cría de hombres con técnica genética ya no es ciencia ficción. Inmediatamente después del descubrimiento de la estructura del ADN, los investigadores en genética dieron curso libre a sus fantasías de poder y asfaltaron el futuro biopolítico con dulces promesas.

¿Destruye la técnica genética el conocimiento del bien y el mal? Desde la primera hora, la tecnología genética ha acarreado modelos humanos, bosquejado escenas amenazantes y prometido el oro y el moro. La sonda de la técnica genética ha hecho un lado, en el campo del saber, los últimos restos metafísicos y rompió sin remedio el hechizo de la creencia en un núcleo esencial atemporal e inmutable. Y sin embargo, la libertad absoluta produce un terror sin nombre. La transparencia de la técnica genética produce nuevas oscuridades; pone en funcionamiento una dialéctica de la ilustración que parece tocar zonas profundamente internalizadas: la relación moral entre los hombres, la simetría básica entre los hombres libres e iguales.
Sloterdijk aprovecha lo favorable de momento eleva a las atemorizantes ciencias naturales una propuesta de paz. Él aparece como el asistente en el juicio durante el plazo de prueba y promete a la investigación las órdenes metafísicas mayores, en la medida en que insuflará al saber de la técnica genético espíritu filosófico… y al mismo tiempo le pondrá la corona de reina de las ciencias a la filosofía. Esto sería la liberación de toda crítica y el fin de las sospechas contra la ciencia fáustica, una paz eterna entre conocimiento y espíritu, filosofía y técnica. Pues, visto desde “la historia del ser”, la investigación genética aparece como un golpe de suerte. Luego del supuesto fracaso del Humanismo, ella provee el medio para volver a colocar al hombre, sin lugar y circunstancia, en su “esencia” original.

Se alimenta, al borde del toatitarismo, de la idea según la cual se debería reproducir la simbiosis prenatal en nuestras relaciones postnatales: el abrigo originario, el protegido vivir en la “brújula”, la “clausura en la madre”.

Para Sloterdijk, tan pronto el modelo originario de igualdad y de semejanza con dios sea borrado de la memoria, la injusticia ya no será más un escándalo, o tan poco como una sociedad de clases aplacada biopolíticamente, en la que uno como siervo de sí mismo lleva su capital humano personal al mercado.

Nada de libertad y responsabilidad sino un conformismo éticamente deshuesado es lo que suena. Raro, que la biopolítica opere con fuerza al abrigo de Heidegger genéticamente manipulado con Nietzsche. Justamente Heidegger, que se hubiera apartado aterrorizado del delirio eugenéstico del proyecto Zaratustra, del ataque general a la inexpresable vida de los “hombres antiguos”.


La teoría crítica ha muerto – Respuesta de Peter Sloterdijk a Assheuer

Me gustaría que me hiciera llegar el texto de la conferencia que usted reseñó para examinarlo. Mi deseo de una lectura compensatoria se aclara fácilmente. Tengo en mi casa una versión del texto fabulosamente demonizado por usted y es mucho más pálido que su reseña triunfal. Con gusto compararía su ejemplar con el mío para ver su usamos la misma edición.

En mis texto, se dice en un pasaje, por ejemplo, que las visiones criadoras de Nietzsche eran histéricas y desproporcionadas y que su concepto de superhombre ya no puede tener significación para nosotros, pero que él, no obstante –como Platón- permanece como testigo de un amanecer de ciertos aspectos “pastorales” en la pregunta por la reproducción, educación, medicalización y autooptimazación de lo seres humanos. Otro ejemplo: en mi ejemplar se dice que frente a las actuales rupturas en la biotecnología debe ser formulado un código moral (yo digo, de forma más abarcadora, para las “antropotécnicas”) y agrego, para su comprensión, que en tal código, entre otras cosas, habría que delimitar la frontera entre la legítima optimización genético-médica para el individuo y la ilegítima biopolítica para los grupos. Usted tiene delante de sí, evidentemente, una versión surrealista, pues lee que se hablaría a favor de una recría elitista y general de la especie. En mis oídos eso suena a ciencia ficción, combinada con un estilo gótico biológico y un sociológico romanticismo sensacionalista.

En principio, su agresión alarmista podría cumplir una función democrática. Si hubiera dicho y pensado el disparate que usted lee en mi texto, entonces tendría usted razón de advertir en su contra. Cada sociedad necesita sistemas de alarma semánticos y físicos, para defenderse de ataques, interiores o exteriores, a su existencia, moral o política. Mejor un par de graznidos de más que uno de menos; como demócrata, en este punto estoy de su lado.


Su artículo es un ejemplo válido de cómo en el espacio totalmente público contemporáneo se realiza un desarrollo que va del alarmismo al escandalismo. No pocos periodistas, entre ellos, usted,  han interpretado el signo de esta época: la muerte de la crítica y su transformación en producción de excitación en el empequeñecido mercado de las publicistas o como escandalistas, lo cual estructuralmente es lo mismo.

Entradas populares de este blog

Antropología - Resumen toda la materia - Cátedra: Rosato

Introducción:
Objeto > Otredad cultural, Alteridad cultural, Diversidad cultural "Técnica" o "Método" > Observación participante La antropología se presenta como una “acumulación” conflictiva de sus diferentes partes. Se pueden distinguir tres momentos de esta:

1- Fines del siglo XIX (evolucionismo) cuando se constituye como ciencia; 2- Periodo entre guerras (diversidad); 3- Después de la 2da Guerra Mundial, donde aparecen otras antropologías (no occidentales). La Antropología es una “construcción”, en la que el otro cultural se construyó de manera científica por las distintas teorías que dominaron en cada uno de los momentos históricos.

Fines del siglo XIX: La antropología se formalizó como ciencia. Fue el momento del conocimiento de la existencia de modos de vida diferentes.  La rev. Ind. Produjo diferencias de clases. Occidente se expandió sistemáticamente por el mundo. El asombramiento se distinguió porque  la diferencia se constituyo en objeto de explicación ci…

GEERTZ, Clifford - “Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la cultura” (1973) - Comunicación II - Cátedra Martini

GEERTZ, Clifford - "“Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la cultura” (1973) - Comunicación II - Cátedra Martini
CLIFFORD GEERTZ: DESCRIPCIÓN DENSA. HACIA UNA TEORÍA INTERPRETATIVA DE LA CULTURA
Geertz quiere que entendamos una cultura en sus propios términos. Para hacer esto, debemos entender sus complejidades, naturalezas y matices. El título de uno de los libros de Geertz es La interpretación de las culturas; nos lo dice todo. Intenta esclarecer el concepto de cultura al escribir acerca de culturas particulares. Hay que dejar de lado las pretenciones de una “gran idea” macro que explique todo. Rechaza el punto de vista de que la cultura se puede entender mejor a través de una teoría importante. Opina que el mejor enfoque para un mayor desarrollo del concepto consiste en enfrentarse con problemas específicos. Concepto de culturaes esencialmente semiótico. Cree, como Max Weber, que el hombre es un animal inserto en tramas de significación que él mismo ha tejido; co…

Adorno y Horkhemeimer - La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas - Comunicación I - Cátedra Mangone

Resúmenes de Adorno y Horkhemeimer


RESUMEN 1


La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas
La civilización actual concede a todo un aire de semejanza ---> falsa identidad lo universal y lo particular. En términos tecnológicos es necesario que la industria cultural genere métodos de reproducción que conducen a que, en diferentes lugares, necesidades iguales sean satisfechas mediante productos estándar ---> igualación y producción en serie.
La constitución del público forma parte del sistema de la industria cultural. Los deseos espontáneos del público se convierten en un texto inconsciente. Para todos los consumidores hay algo previsto y cada consumidor debe dirigirse a la categoría de los productos en masa que han sido preparados para él.
El tiempo libre del trabajador debe orientarse sobre la unidad de producción ---> para el consumidor no hay nada por clasificar que no haya sido ya anticipado en el esquematismo de la producción.

El mundo entero está pasado por el c…