Ir al contenido principal

Lobato – Los trabajadores en la era del progreso - Historia Social Argentina y Latinoamericana - Cátedra: López

Lobato – Los trabajadores en la era del progreso

PRIMERA ETAPA – 1880 a 1916

Luego de ver el análisis que realizan Ansaldi, Chiaramonte, Oszlak, Rock y Rofman y Romero, es pertinente analizar el texto de Lobato, que analiza el surgimiento del movimiento obrero luego de la consolidación del Estado nacional argentino y la economía agroexportadora de expansión hacia afuera. La estabilización social y política del estado unificado y el comienzo del desarrollo de las fuerzas productivas capitalistas en el país hicieron necesarias ciertas transformaciones. Además del ingreso de capitales extranjeros, llegaron al país millones de inmigrantes, trabajadores libres que vinieron como mano de obra a “hacerse la América”, que tanto prometía. Era común la falta de brazos pero el exceso de vagos, como afirmaban los sectores dominantes. El peón rural no tenía la disciplina requerida y era más propenso a vivir de la caza furtiva y el campo. La inmigración seria, entonces, la solución a la “baja calidad” de la mano de obra local, con su capacidad para transformar las costumbres. Además, el rápido crecimiento de la economía requería un número demasiado elevado de trabajadores que el crecimiento demográfico local no podía satisfacer. Por eso, ante la escasez de mano de obra local tanto cuantitativa como cualitativa, según los estándares de progreso que imponía la sociedad occidental, el gobierno alentó una serie de medidas a mediano y largo plazo, como promesas de ascenso social, leyes contra vagos, etc., que permitió asegurarle a los sectores terratenientes una oferta de mano de obra regular, disciplinada y dispuesta al empleo asalariado. Según Lobato, la argentina moderna se conformo en el plano del trabajo con los inmigrantes.
La complejización de la economía tuvo su correlato, entonces, en la complejización del mercado laboral con la incorporación de millones de trabajadores a ocupaciones antes inexistentes. Empleados en el sector primario su mayoría, muchos en los crecientes sectores secundarios y terciarios de las urbes en desarrollo (de acuerdo a la complejización de las necesidades y la realización de obras de infraestructura). También se modifico la distribución espacial del trabajo ya que la mayoría de esos inmigrantes se estableció en la ciudad.
Sin embargo, uno de los fenómenos más importantes fue la complejización de las condiciones de trabajo. Hacia fines del siglo XIX, existían pésimas condiciones de trabajo en Buenos Aires y el resto de las provincias, descripto como un sistema bárbaro de esclavitud por los mismos observadores de la época, con el fin de mantener bajos los costos de producción. La ley de descanso dominical era recurrentemente violada, la seguridad no estaba garantizada, los obreros no tenían capacitación, etc. Desde ese momento, los trabajadores comenzaron a reclamar por mejoras en las condiciones: jornada laboral de 8 hs, mejores condiciones de higiene, protección contra accidentes y enfermedades, protección para las mujeres y niños, etc.
Uno de los aspectos que resalta Lobato como paradójico de la historia argentina es la debilidad del conflicto obrero rural y la distinción, por el contrario, de los conflictos del mundo urbano, en un país basado en una economía rural. La heterogeneidad de las actividades, las diferentes condiciones según la región y la rama y el carácter itinerante o ambulante de los obreros eran cuestiones claves para explicar los límites de la organización del movimiento obrero rural. “En el trabajo rural los conflictos se manifestaban de diversas maneras así como se contraponían intereses de múltiples actores que, por otra parte, iban cambiando en cada coyuntura. Colonos contra las autoridades, arrendatarios versus propietarios de tierras y empresarios colonizadores, estibadores y carreros contra acopiadores, peones enfrentados a arrendatarios y propietarios. Diversos contendientes fueron desdibujando la oposición que podía materializarse contra los dueños de grandes propiedades”. Además, muchas de las tensiones tenían que ver más con la incertidumbre de los cambios y la rapidez de la modernización que con cuestiones obreras.
Distinto al movimiento obrero rural fue el de los trabajadores urbanos. Desde fines del siglo XIX comenzaron a organizarse para lograr una serie de reivindicaciones propias de la época y se expansión comenzó a atemorizar a las clases dirigentes. Muchos obreros que comenzaban a protestar y a llevar a cabo huelgas (principal herramienta de la lucha obrera) como los ferroviarios y los portuarios, eran claves para la economía agroexportadora y podían llegar a paralizarla si no llegaban a un acuerdo con los propietarios.
Según Lobato, la principal forma de organización obrera urbana fueron los gremios, donde trabajadores de una misma actividad se reunían, voluntariamente y con aporte de fondos, para defender sus intereses. Fue muy común, sobre todo luego de 1901, la formación de federaciones obreras, que nucleaban a varios gremios de distintas actividades para unificar su poder.
En el periodo 1880-1916 se constituyeron los primeros gremios y las primeras federaciones (UGT socialista, CORA sindicalista, FORA anarquista y la FORA sindicalista), que aumentaron considerablemente luego de la crisis de 1890 y comenzaron con la organización de un movimiento obrero fuerte y con conciencia de clase. “…se constituyo un contrapúblico subalterno de clase obrera que con sus organizaciones, prensa y manifestaciones compitieron, se opusieron y negociaron con el publico burgués y el Estado”. Uno de los principales medios de difusión de las ideas de estas organizaciones, pero también de cohesión y construcción de conciencia de clase fue la prensa.
Una de las cuestiones más importantes para el movimiento obrero organizado de esa época era la mantención de la autonomía de las organizaciones gremiales de los partidos políticos. Esto se debe a que la fuerza política más fuerte de la época eran los anarquistas (no lo socialistas ni los sindicalistas), que no bregaban por el control del poder político sino más bien por la revolución social. Se desplegaban verdaderas batallas por la representación de un gremio entre socialistas, anarquistas y sindicalistas, cada uno con diferentes concepciones de la actividad parlamentaria, la necesidad de alcanzar el poder político, el papel de las huelgas, las relaciones con el Estado, etc. (explicado por Del Campo). Lobato afirma que esa autonomía se mantuvo hasta la llegada del peronismo, “…cuando los trabajadores ofrendaron su autonomía a un coronel burgués…”. Del Campo, por el contrario, complejiza más esta cuestión: habla de una pérdida progresiva de autonomía, aumento de la relación con partidos políticos y el Estado y va más allá de las hipótesis maniqueas del líder carismático y habla de una determinación mutua entre gremios y peronismo.
Según la autora, la principal herramienta del movimiento obrero era la huelga ya que tenía profundos efectos simbólicos: no solo demostraba la cohesión del grupo, su conciencia de clase, sino que también demostraba la ruptura de un orden que se creía normal. Se recurrió tanto a huelgas parciales como a huelgas generales y uno de los principales motivos de la protesta era la solidaridad contra la represión policial, en apoyo a otros conflictos, contra leyes coercitivas, etc. Estos movimientos tenían más éxito cuando eran llevados adelante o apoyados por gremios directamente relacionados con la economía agroexportadora, quienes tenían mayor poder para reclamar ya que de su actividad dependía la continuidad misma de la producción y el comercio.
Al igual que Miguel Del Campo, Lobato afirma que la relación del movimiento obrero con el Estado fue de gran tensión. Este último recurrió a la represión y la violencia para tratar de controlarlo, es decir que lo entendía como un problema policial, no social. Sin embargo, la extensión y expansión constante de los conflictos obligaron pronto a la clase dirigente a darse cuenta que debían hacer ciertas concesiones para lograr mantenerse en el poder. El conflicto obrero comenzaba a hacer visible las contradicciones del desarrollo capitalista y del “orden” establecido por el estado nacional. “Las acciones protagonizadas por los trabajadores… alteraron la idea de orden, que fue un elemento central de la organización y constitución del Estado nacional. Las huelgas en primer lugar, los boicots y las manifestaciones pusieron en la mesa los nuevos problemas que el Estado debía resolver”.

Para Lobato, el movimiento obrero organizado tenía  una conciencia de clase clara y sus acciones iban dirigidas a la crítica de las exclusiones sociales, económicas y políticas que sufrían cotidianamente. Sin embargo, sus reclamos eran limitados a la hora de establecer una democracia más representativa y participativa ya que mientras los socialistas tenían un acceso limitado al parlamento, los anarquistas descreían tanto de este como de la democracia representativa misma y sus conflictos al interior del movimiento impedían llegar un acuerdo.

Entradas populares de este blog

Antropología - Resumen toda la materia - Cátedra: Rosato

Introducción:
Objeto > Otredad cultural, Alteridad cultural, Diversidad cultural "Técnica" o "Método" > Observación participante La antropología se presenta como una “acumulación” conflictiva de sus diferentes partes. Se pueden distinguir tres momentos de esta:

1- Fines del siglo XIX (evolucionismo) cuando se constituye como ciencia; 2- Periodo entre guerras (diversidad); 3- Después de la 2da Guerra Mundial, donde aparecen otras antropologías (no occidentales). La Antropología es una “construcción”, en la que el otro cultural se construyó de manera científica por las distintas teorías que dominaron en cada uno de los momentos históricos.

Fines del siglo XIX: La antropología se formalizó como ciencia. Fue el momento del conocimiento de la existencia de modos de vida diferentes.  La rev. Ind. Produjo diferencias de clases. Occidente se expandió sistemáticamente por el mundo. El asombramiento se distinguió porque  la diferencia se constituyo en objeto de explicación ci…

GEERTZ, Clifford - “Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la cultura” (1973) - Comunicación II - Cátedra Martini

GEERTZ, Clifford - "“Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la cultura” (1973) - Comunicación II - Cátedra Martini
CLIFFORD GEERTZ: DESCRIPCIÓN DENSA. HACIA UNA TEORÍA INTERPRETATIVA DE LA CULTURA
Geertz quiere que entendamos una cultura en sus propios términos. Para hacer esto, debemos entender sus complejidades, naturalezas y matices. El título de uno de los libros de Geertz es La interpretación de las culturas; nos lo dice todo. Intenta esclarecer el concepto de cultura al escribir acerca de culturas particulares. Hay que dejar de lado las pretenciones de una “gran idea” macro que explique todo. Rechaza el punto de vista de que la cultura se puede entender mejor a través de una teoría importante. Opina que el mejor enfoque para un mayor desarrollo del concepto consiste en enfrentarse con problemas específicos. Concepto de culturaes esencialmente semiótico. Cree, como Max Weber, que el hombre es un animal inserto en tramas de significación que él mismo ha tejido; co…

Adorno y Horkhemeimer - La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas - Comunicación I - Cátedra Mangone

Resúmenes de Adorno y Horkhemeimer


RESUMEN 1


La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas
La civilización actual concede a todo un aire de semejanza ---> falsa identidad lo universal y lo particular. En términos tecnológicos es necesario que la industria cultural genere métodos de reproducción que conducen a que, en diferentes lugares, necesidades iguales sean satisfechas mediante productos estándar ---> igualación y producción en serie.
La constitución del público forma parte del sistema de la industria cultural. Los deseos espontáneos del público se convierten en un texto inconsciente. Para todos los consumidores hay algo previsto y cada consumidor debe dirigirse a la categoría de los productos en masa que han sido preparados para él.
El tiempo libre del trabajador debe orientarse sobre la unidad de producción ---> para el consumidor no hay nada por clasificar que no haya sido ya anticipado en el esquematismo de la producción.

El mundo entero está pasado por el c…