Ir al contenido principal

Otero - "Dallas" - Comunicación 3 - Cátedra: Gassman

Edison Otero

(Extracto)

Entre los estudios que centran su objeto en una concepción activa de la audiencia, se cita frecuentemente la investigación de Tamar Liebes y Elihu Katz -ambos de la Universidad Hebrea de Jerusalem- sobre la serie estadounidense Dallas y su recepción diferente en distintas culturas. Una motivación central de los autores de dicha investigación es salir al paso de los teóricos del imperialismo cultural, para quienes Dallas sería un ejemplo -entre muchos otros- de la expansión hegemónica de la cultura estadounidense en el mundo entero. Para que esa afirmación alcance algún grado de verdad es necesario que, de una parte, haya un mensaje deliberadamente incluído en los programas; que, de otra parte, tal mensaje sea decodificado por el receptor tal como fue codificado por el emisor; y que, en tercer lugar, los receptores lo acepten acríticamente y lo incorporen en su cultura. Contra estos supuestos, Liebes y Katz argumentan que "..la ideología no es producida a través de un proceso de estímulo y respuesta sino más bien a través de un proceso de negociación entre varios tipos de emisores y de receptores. Para comprender los mensajes percibidos por los televidentes de un programa,uno no puede quedar satisfecho con generalizaciones abstractas derivadas del análisis de contenido, por sofisticado que sea. Lo que debe estudiarse es la interacción de hecho entre el programa y sus televidentes" (1990, 4)

Los investigadores estructuraron una muestra de 400 participantes, organizados en los siguientes subgrupos: 10 grupos de árabes israelíes, 16 grupos de israelíes de origen marroquí, 10 grupos de rusos recién emigrados a Israel, 6 grupos de los kibbutz, 10 grupos del área de Los Angeles -en los EEUU- y 11 grupos del gran Tokio, en Japón. Cada grupo, formado por séis personas, se reunió en el living de la casa de una pareja, vió un episodio de la serie, respondió un cuestionario y participó en un focus-group inmediatamente después. Los autores cuidaron que se cumplieran los requisitos de igual origen étnico, nivel educacional y edad semejante, de modo que los participantes compartieran una serie definida de actitudes, valores y relaciones sociales.

Eludiendo el variado y riquísimo detalle de la investigación -resumidamente entregado por los investigadores en su libro The Export of Meaning-, el hecho lato es que el resultado muestra que los diferentes grupos étnicos decodifican Dallas según su pertenenecia subcultural, incluyendo la muestra japonesa, país en el que la serie fue un fracaso. Contradiciendo claramente los supuestos del enfoque del imperialismo cultural (Morley 1993) -característicos de la teoría crítica de la sociedad y de los estudios culturales ingleses- la investigación de Liebes y Katz desarrolla las siguientes conclusiones relevantes:
1. El análisis de contenido de los programas televisivos no es suficiente. Las decodificaciones de la audiencia pueden tomar por sorpresa a este tipo de análisis.
2. Es imprescindible reconocer las habilidades decodificadoras de las audiencias. Son capaces de operar también críticamente, en diferentes modos y medidas.
3. Los estudios de recepción de la ficción y otros géneros televisivos deben aplicarse a un espectro mucho más amplio de situaciones culturales, para obtener validez.

Las implicaciones polémicas de la investigación de Libes y Katz, así como otras del mismo tipo, son formuladas explícitamente por los autores. Los resultados y conclusiones desafían abiertamente a enfoques como el de George Gerbner, que ven al receptor en términos pasivos; a los teóricos del cine de inspiración psicoanalítica, que suponen al televidente regresando a un estado infantil; y a otros que creen ver al telespectador en estado semi hipnótico frente al aparato. Por otro lado, Liebez y Katz afirman que los estudios de recepción están acercando progresivamente posiciones anteriormente excluyentes; los teóricos críticos, los culturalistas, han estudiado los textos reduciendo a sus lectores a la insignificancia; los gratificacionistas han estudiado a los lectores con prescindencia de los textos. Se abre paso, pues, la admisión de un proceso de interacción entre textos y lectores o, mejor dicho, entre diversos tipos de lectores y diversos tipos de textos (1990, 18-19). Pero, lo que es más sustantivo, se produce la admisión -tardía, en verdad- del concepto de ‘cultura’.

¿Qué hay de nuevo en todo esto? Antes que un descubrimiento, tiene todos los rasgos de un redescubrimiento. Liebes y Katz lo sugieren cuando hablan de "teorías del receptor activo nuevamente revividas" (1990, 19). Para ser justos, se trata de la reaparición en el escenario intelectual de la comunicación de una idea que tiene unas cuatro décadas de existencia, en rigor nunca desaparecida. El modelo de efectos limitados, cuya paternidad es reconocida a Paul Lazarsfeld, siempre ha supuesto un receptor activo, selectivo y discriminador. La diferencia radica, a nuestro juicio, es que la idea misma de ‘receptor activo’ ha ido ganando espacios, ha sido progresivamente admitida en orientaciones que inicialmente la rechazaron de plano. Por otra parte, es necesario admitir que con el llamado ‘análisis de la recepción’, alimentado con una variedad de vertientes teóricas y disciplinarias, ha ido adquiriendo refinamiento y, sobre todo, especificación. Desde una formulación general razonable, inferida desde hallazgos tempranos de la sociología y la psicología social estadounidense, comienza a producirse investigación de casos particulares concretos en los que se manifiesta el fenómeno de una recepción en cada caso peculiar. Esta tarea, lo hemos dicho, es vastísima, pero es el único camino científico admisible para respaldar la tesis. Debiéramos no perder de vista que el tema de la naturaleza de la audiencia de los medios de comunicación ha sido una de las controversias más relevantes y duraderas en la historia de la investigación (Levy y Windahl 1985).

Un aspecto especificatorio de estas orientaciones hacia la audiencia que resulta interesante de considerar es, como lo afirma David Morley, "..el creciente reconocimiento del contexto....En el caso de la televisión, es un reconocimiento del contexto doméstico" (1989, 34). Otros autores han hablado de una ‘ecología social’. En lo fundamental, se ha avanzado hacia la convicción de que el consumo televisivo en su contexto doméstico es un consumo negociado en tanto, se supone, se dispone de una oferta no única y de un solo receptor (o, al menos, de una cantidad menor a la cantidad de miembros de la familia). La decisión del programa a ver resultaría del cruce de los intereses y de los roles reconocidos; por ejemplo, la autoridad de los padres, las cuestiones de género, las diferencias de edad, etc. A lo cual debe agregarse, lógicamente, la variable de la cantidad de televisores por hogar. A la vieja idea de un televidente abstracto y descontextualizado, le sucede otra que lo concibe concreto y contextualizado. El análisis contextual, se puede inferir, deberá incorporar las cuestiones relativas al caso específico de cada medio. No se lee diarios como se ve televisión, no se ve cine como se leen libros; y no sólo porque la percepción sensorial esté apelada de modo diferenciado en cada caso sino, además, porque el consumo mismo está socialmente diferenciado. Todo ello puede parecer trivial, pero sólo a condición de no haber jamás creído en medios de comunicación poderosos. Las variables en juego son, por tanto, numerosas. Siempre estuvieron allí, pero un determinado modo de mirar estuvo ciego para ellas. Herbert Gans ha podido decir que lo que ha habido es "..la contínua ignorancia de los investigadores sobre cómo la gente usa y vive con los medios de comunicación" (Gans 1993, 32). Una vez más, se impone el reconocimiento de lo poco que se sabe al respecto y de la necesidad de mucha más investigación.


Entradas populares de este blog

Antropología - Resumen toda la materia - Cátedra: Rosato

Introducción:
Objeto > Otredad cultural, Alteridad cultural, Diversidad cultural "Técnica" o "Método" > Observación participante La antropología se presenta como una “acumulación” conflictiva de sus diferentes partes. Se pueden distinguir tres momentos de esta:

1- Fines del siglo XIX (evolucionismo) cuando se constituye como ciencia; 2- Periodo entre guerras (diversidad); 3- Después de la 2da Guerra Mundial, donde aparecen otras antropologías (no occidentales). La Antropología es una “construcción”, en la que el otro cultural se construyó de manera científica por las distintas teorías que dominaron en cada uno de los momentos históricos.

Fines del siglo XIX: La antropología se formalizó como ciencia. Fue el momento del conocimiento de la existencia de modos de vida diferentes.  La rev. Ind. Produjo diferencias de clases. Occidente se expandió sistemáticamente por el mundo. El asombramiento se distinguió porque  la diferencia se constituyo en objeto de explicación ci…

GEERTZ, Clifford - “Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la cultura” (1973) - Comunicación II - Cátedra Martini

GEERTZ, Clifford - "“Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la cultura” (1973) - Comunicación II - Cátedra Martini
CLIFFORD GEERTZ: DESCRIPCIÓN DENSA. HACIA UNA TEORÍA INTERPRETATIVA DE LA CULTURA
Geertz quiere que entendamos una cultura en sus propios términos. Para hacer esto, debemos entender sus complejidades, naturalezas y matices. El título de uno de los libros de Geertz es La interpretación de las culturas; nos lo dice todo. Intenta esclarecer el concepto de cultura al escribir acerca de culturas particulares. Hay que dejar de lado las pretenciones de una “gran idea” macro que explique todo. Rechaza el punto de vista de que la cultura se puede entender mejor a través de una teoría importante. Opina que el mejor enfoque para un mayor desarrollo del concepto consiste en enfrentarse con problemas específicos. Concepto de culturaes esencialmente semiótico. Cree, como Max Weber, que el hombre es un animal inserto en tramas de significación que él mismo ha tejido; co…

Adorno y Horkhemeimer - La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas - Comunicación I - Cátedra Mangone

Resúmenes de Adorno y Horkhemeimer


RESUMEN 1


La industria cultural. Iluminismo como mistificación de masas
La civilización actual concede a todo un aire de semejanza ---> falsa identidad lo universal y lo particular. En términos tecnológicos es necesario que la industria cultural genere métodos de reproducción que conducen a que, en diferentes lugares, necesidades iguales sean satisfechas mediante productos estándar ---> igualación y producción en serie.
La constitución del público forma parte del sistema de la industria cultural. Los deseos espontáneos del público se convierten en un texto inconsciente. Para todos los consumidores hay algo previsto y cada consumidor debe dirigirse a la categoría de los productos en masa que han sido preparados para él.
El tiempo libre del trabajador debe orientarse sobre la unidad de producción ---> para el consumidor no hay nada por clasificar que no haya sido ya anticipado en el esquematismo de la producción.

El mundo entero está pasado por el c…